El hiyab como prueba de …

السلام عليكم ؤ رحمه الله ؤ بركته

بسم الله الرحمن الرحيم

El hiyab, velo o pañuelo hace parte de la vestimenta que usamos las mujeres musulmanas por varias razones: agradar a Allah, protegernos, mostrar modestia con la vestimenta, para que nos reconozcan como mujeres musulmanas practicantes y no ser molestadas evitando entre otras cosas la mirada de personas vulgares, cubrimos el cabello porque sin hablar el cabello  dice mucho de nosotras, o no les ha pasado que viendo el color, corte y largo del cabello pueden inferir de manera aproximada como es una persona? así cubrir el cabello también nos hace menos vulnerables a los bandidos matrimoniales que pueden inferir como conquistar a determinado tipo de mujer por las características de su cabello.  A diferencia de la tradición Judeocristiana, la mujer según el sagrado Corán lleva el velo como protección, No como signo de sometimiento. 

Son muchas las anécdotas que puedo contar al usar hiyab en una ciudad de minoría musulmana, me han pasado cosas como que me confundan con una gitana y me paran en la calle y me dicen que por favor les lea la mano, me preguntan si leo el  cigarrillo, me dicen: eres gitana?dígame el futuro, otras personas han dicho en el bus: dejen sentar la señora que tiene cáncer porque creen que el velo es porque no tengo cabello o me están haciendo quimioterapia, la anécdota más reciente fue el pasado 31 de octubre, llegué a una entrevista laboral, casi todos en el lugar estaban disfrazados incluida la persona que me entrevistaría, al anunciarme sonríen y se quedan viendo mi hiyab y me dicen: ” te llamaron hoy y ya estabas disfrazada?, cómo sabías que todos estarían disfrazados ? Yo sonreí y dije mentalmente Alhamdulillah mi pequeña oportunidad de hacer dawa. También he pasado momentos incómodos porque piensan que soy de Nigeria y que no hablo español y dicen cosas ofensivas que duelen, también es verdad que no siempre hay facilidad para acceder a buenas ofertas laborales, y hay momentos de duda si dejar o no el hiyab para acceder a un trabajo y cumplir con las responsabilidades que se tienen, mis queridas hermanas,  ahora es difícil porque somos pioneras en usar el hiyab en el trabajo, y nos parece a veces muy difícil abrir espacios y exigir nuestros derecho a la libertad de culto, pero todos somos probados de diferente modo, me digo a mi misma: mi misma “Allah sabe más y mejor”, si yo pudiera con pruebas más grandes, Allah me hubiera ubicado en un lugar del mudo con otro tipo de pruebas donde les matan y humillan, si ésto pasa es porque Allah sabe que puedo soportarlo pues él no pone más peso del que podamos soportar. Hay un dicho/refrán que dice “No hay cuña que más apriete que la del mismo palo”, y es para referirse a la presión que viene de los mas cercanos, para éste caso de las comunidades, algunas hermanas se sienten presionadas por las mujeres de sus comunidad a usar el hiyab todo el tiempo, cuando ni siquiera saben hacer la oración, está bien sugerir el bien y prohibir el mal, pero el Hiyab es una expresión de un estado interior, por lo que es tan importante enseñar otros asuntos y tener paciencia con el uso del hiyab los primeros meses, inshaAllah seamos de las facilitadoras y no de las que entorpecen los procesos.

Las enfermedades del corazón, defectos de carácter  y malos modales, es lo que muchas veces hacen que llevar el hiyab se vuelva una carga pesada para algunas mujeres, la gran mayoría de mujeres musulmanas inician el uso del hiyab poco a poco, algunas inician cubriendo su cabello con gorros, pañoletas o turbantes, al aceptar el islam el estilo de vida cambia y la nueva musulmana no solo debe enfrentar la critica de sus familias, amistades y compañeros de trabajo no musulmanes, muchas a pesar del esfuerzo en intentar llevar el velo, son juzgadas también al interior de sus comunidades por no hacer un esfuerzo mayor en vestirse con recato y pudor inmediatamente de dar su testimonio de fe, lo que al final en algunos casos en lugar de motivarlas a cubrirse más, terminan llevándolas a abandonar su esfuerzo, alejarse de las mezquitas o cubrirse solo para hacer las oraciones. Allah guía a quien quiere, y si Allah tocó los corazones de nuestras hermanas porqué nosotras somos aveces tan duras y exigentes en un corto tiempo para exigirles a ellas grandes cambios?  que tan misericordiosas y pacientes estamos siendo en las pruebas de ayudar a nuestras hermanas en el aprendizaje de los modales y las virtudes.

Es verdad que el musulmán y la musulmana debe esforzarse cada día en mejorar sus modales y perfeccionar sus actos de adoración, pero solo Allah sabe lo que hay en los corazones y lo que a cada hermana musulmana le cuesta llevar el velo en lugares públicos, mashaAllah por aquellas hermanas que pese a las dificultades no lo abandonan, pero hay que recordar que cuando vemos a una hermana sin hiyab es una prueba también para quien la ve, Como reaccionas? te enojas fácilmente? actúas de manera arrogante para enseñarle y motivarla a usarlo?, te cuesta mantenerte humilde y no juzgar ? se te dificulta  ser misericordiosa y suponer que tiene razones de peso para no usarlo y en lugar de criticar haces Dua -suplica-  para que los asuntos se faciliten a esa hermana y pueda mejorar su vestimenta ?. Si en lugar de suponer lo peor,  preguntamos a las hermanas que no lo usan si tienen velos o hiyabs en casa, y sin en lugar de atacarlas hacemos una reunión para explicar los beneficios y las bendiciones que pueden ganar al cubrirse, si hacemos una campaña para donar los velos que ya no usamos y compartirlos con las hermanas nuevas, si buscamos alternativas para facilitarles el uso, tal vez todo sea mejor.

Comprendo que las musulmanas casadas e incluso las solteras con más años en el islam y nivel mayor de fe y practica se indispongan cuando ven a una musulmana nueva entrar a la mezquita sin cubrirse, y quiero que sepan que soy una defensora del hiyab, pero si en lugar de manifestar el enojo les compartimos conocimiento que las acerque a entender la importancia del pudor, como por ejemplo:

El Profeta Muhammad la paz y bendiciones sean con él, dijo: “Dios ha escrito una porción de Zina (fornicación o adulterio) que todo hombre cometerá inevitablemente. El Zina de los ojos es mirar (a las mujeres), el Zina de la lengua es hablar, el corazón anhela y desea, y luego las partes privadas lo confirman o lo niegan.”  [Transmitido por Bujari, Muslim y otros] 

El Hiyab es más que una tela,  es una de las barreras de protección contra la fornicación, si bien es cierto muchas mujeres desean casarse, mostrar sus atributos físicos o ir a las mezquitas aplicándose grandes cantidades de perfume, no hará que les pidan matrimonio más rápido, pero si pueden convertirse en objeto de deseo y lujuria, por lo que siempre es mejor prevenir, cuando decimos solo a Allah adoramos y solo a él le pedimos ayuda, en el caso de las mujeres solteras que se quieren casar y quieren llamar constantemente la atención de los hombres en las mezquitas, sugiero que pidan a Allah el tipo de hombre que quieren y dediquen el tiempo de soltería a ustedes mismas, a fortalecer la fe. Si Allah decreto un hombre como esposo, ese hombre llegará a sus vidas sin necesidad de exhibirse, perfumarse o de aparentar cubriéndose en extremo un viernes en la mezquita y el resto de días andar sin pudor alguno, en otros espacios. La perfección corresponde como atributo a Allah, ninguna de nosotras es perfecta, tal vez yo tenga más pecados que muchas de ustedes, usar hiyab no me hace mejor, pero me recuerda mi compromiso de intentar serlo para agradar a Allah. La próxima vez que veas a tu hermana musulmana sin hiyab, recuerda que el hiyab puede ser la prueba para que pongas en practica tus modales, virtudes y conocimiento, así que no te apresures a actuar guiada por enfermedades del corazón y actúa como lo hubiera hecho nuestro amado profeta, con mucha paciencia y prudencia. Y si eres de las hermanas que lleva un tiempo usando el hiyab no lo abandones solo porque muchas mujeres lo hacen, no escuches los susurros de shaytan diciéndote que te lo quites al salir de la mezquita porque otras hermanas también lo hacen, recuerda que no siempre lo que hace la mayoría es lo que está bien, recuerda que el infierno estará lleno de mujeres, audubillahi. Allah ama a los que hacen el bien y el esfuerzo de ser constante en lo que le agrade, no dejes de usar el hiyab porque tus amigas no lo usan, conviértete en una líder e invítales tú a usarlo, confía en Allah, fortalece tu autoestima y acepta que eres más fuerte de lo que habías pensado.

Quiera Allah, enaltecido sea, facilitarnos el entendimiento del conocimiento, ver la verdad como verdad y abandonar las excusas y las mentiras que nos decimos a nosotras mismas para no esforzarnos más en la practica de todo aquello que nos acerca a Allah.  Astagfirullah por el pasado, Alhamdulillah por el presente e inshaAllah por el futuro.

María del Pilar Mena Parra

Musulmana Colombiana.

Puedes descargar este archivo

1046total visits,10visits today

Autor Maria Del Pilar
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *