REFLEXIONES 2.-LA TEORÍA DE LA PROFECÍA AUTOCUMPLIDA (PARTE 3).

Bismi Allahi alrrahmani alrraheemi.

Todas las alabanzas pertenecen a Allah, lo glorificamos y nos encomendamos en Él. Nos refugiamos en Allah del mal que hay en nuestro ego y del que puedan generar nuestras malas acciones. A Quien Allah guía, nadie lo podrá desviar, pero a quien Él desvíe, nadie lo podrá guiar. Atestiguo que no hay otra divinidad excepto Allah, Único, sin asociados y atestiguo que Mujámmad es Su siervo y Mensajero. Oh Allah Bendice a Mujámmad, su familia, sus compañeros y todos los que sigan su guía hasta el Día del Juicio Final.
Esta sección se enfoca en compartir reflexiones que en nuestro día a día podemos tener como musulmanes. Algunas son propias, otras de hermanos y hermanas que insha Allah, intentamos vivir día a día en el recuerdo y en la observancia de los signos de Allah. Dice Allah en el sagrado Corán: “Él es Quien ha creado las estrellas para que puedan guiarse por ellas en la oscuridad de la tierra y del mar. Dios ha evidenciado los signos para quienes reflexionan”. (Corán Sura 6, aleya 97). Todo ello con la esperanza de acercarnos día a día a su complacencia: “Este es el sendero recto de tu Señor. He hecho claro el mensaje para quienes reflexionan” (Sura 6, aleya 126).

Reflexiones 2.-La teoría de la profecía autocumplida (Parte 3).

Algún tiempo después, Alhamdullilah tuve la oportunidad de contactar con otra hermana, acordamos reunirnos en un café, recuerdo el momento en el que la hermana entró a la cafetería, la gente se le quedaba viendo de una manera que iba entre el asombro, la duda, la pena y la desaprobación. Al ver esa reacción de las personas del café mientras ella caminaba hacia donde me encontraba, sentía ganas de correr y abrazar a la hermana, protegiéndola de sus miradas prejuiciosas. De pronto mire hacia la hermana y vi que su lenguaje corporal era el de querer pasar desapercibida y que sí uno no conoce sobre el Islam, en apariencia podría refuerza los estereotipos que se tiene de la mujer musulmana. Cuando en la realidad la hermana es una mujer feliz, una madre amorosa y que ama profundamente su religión. Eso trajo a mi mente las observaciones realizadas por un Sheij quien comentaba que algunas veces sentimos pena e inseguridad al decir que somos musulmanes en contextos de mayoría no musulmana, cuando debería comentarse con alegría.
Entonces, recordé aquella entrevista de trabajo y pensé en como mi respuesta facial y corporal había influido en el entrevistador al preguntarme sobre mi religión. Pensaba ¿Cómo habría reaccionado yo, si no conociera sobre el islam y me encontrará con esa respuesta de nerviosismo en mi entrevistada? Pensé que había sido muy fácil señalar al entrevistador de prejuicioso, pero ¿Cómo había contribuido en reforzar esos prejuicios? Caí en cuenta entonces, que en ese tiempo pensaba que las personas podrían asustarse y rechazarme al saber que era musulmana y ese temor me hizo ponerme nerviosa ante tal pregunta y ese nerviosismo generar duda en el entrevistador. Así que comprendí que tenía una participación importante en la relación que se construiría con las personas de aquí en adelante.
Alhamdullilah llego el día en el que me sentía con la información y madurez suficiente sobre mi religión para usar el hiyab y hacer público mi Islam. La transición en los diferentes ámbitos en los que me desenvuelvo fue de lo más natural. Alhamdulillah había aprendido a hablar sobre el islam y sus valores con cierta facilidad y me alegraba mucho que las personas conocieran una visión diferente a la que ofrecen de manera negativa algunos medios de comunicación sobre nuestra religión, aun de los extraños recibía saludos cordiales, bendiciones, e incluso abrazos por parte de algunas mujeres que me detenían por la calle para preguntarme sobre el Islam. Alhhamdullillah, aprendí a pensar en los resultados positivos que me gustaría obtener, siendo consciente de que a través de mi conducta los no musulmanes observarían una imagen alternativa a la usualmente presentada en los medios.

Quiera Allah que la intención de compartirles esta reflexión sea para alcanzar su complacencia. Insha Allah sea de beneficios para los hermanos y hermanas, que tenemos la maravillosa experiencia de ser conversos/regresados al islam y que vivimos en minoría en nuestros países. Quiera Allah hacernos de los que reflexionan, de aquellos dotados de intelecto. Dice Allah en el sagrado Corán: “Dios concede la sabiduría a quien quiere, y sepan que a quien le haya sido concedido este don ha recibido una gracia inmensa. Solo reflexionan los dotados de intelecto (sura 2, aleya 269).”

Puedes descargar este archivo

435total visits,3visits today

Autor Jessica Martinez
Etiquetas