Situaciones imprevistas: Alhamdulillah

En el nombre de Dios el clemente el misericordioso.

Todas las alabanzas pertenecen a Allah, lo glorificamos y nos encomendamos en Él. Nos refugiamos en Allah del mal que hay en nuestro ego y del que puedan generar nuestras malas acciones. A Quien Allah guía, nadie lo podrá desviar, pero a quien Él desvíe, nadie lo podrá guiar. Atestiguo que no hay otra divinidad excepto Allah, Único, sin asociados. Atestiguo que Mujámmad es Su siervo y Mensajero. ¡Oh Allah! Bendice a Mujámmad, su familia, sus compañeros y todos los que sigan su guía hasta el Día del Juicio Final.

A pesar de planear o prever, siempre hay situaciones  en la vida cotidiana que se salen de nuestro control, obstáculos e imprevistos que cambian el curso de las cosas. Todos podemos reaccionar de modo diferente ante un mismo hecho, reacciones distintas, traen consecuencias distintas. Aceptar que no tenemos control de todo, facilita alejarnos del sufrimiento. Todos podemos elegir  nuestras  reacciones ante situaciones no controlables, nuestro creador  nos da la libertad de elegir nuestras respuestas, siempre hay opciones Alhamdulillah, podemos elegir aquello que nos proporcione bienestar a nosotras y a quienes nos rodean, o podemos elegir aquellas reacciones que nos causaran malestar  a nosotras mismas y a los demás, y aunque lo lógico sería escoger las respuestas que traen bien, cuando se está ante una situación límite, cuando un hecho nos asusta, se pierde el equilibrio y el control, entonces el instinto de supervivencia  lleva a tomar decisiones de todo tipo, a veces acertadas en algunos casos, pero en otros  no muy acertadas, ante un susto algunas personas entran en Estado de shock, unas eligen  enfadarse, discutir, enfrentarse  físicamente, pedir ayuda, hay quienes tienden a hablar mucho, otras a guardar silencio, aislarse, esconderse, y un grupo de personas piadosas, con fe fuerte, frente a un susto inmediatamente invocan la ayuda de nuestro creador, Ya Allah, buscan refugio del maldito shaytan o reconocen que No hay fuerza ni poder salvo en Allah. Independiente de la reacción verbal  de actos reflejos que uno pueda tener frente a un susto, la primera respuesta neurofisiológica  es quedarse paralizado por segundos o actuar lentamente con el fin de descodificar la acción que se presentó. Cuando nos asustamos, solemos reaccionar con  emociones negativas, como el miedo , la ira, la rabia, esto depende en gran medida de sí ya antes estábamos intentado  adaptarnos  a un situación de estrés o si es algo que nos tomó totalmente por sorpresa,  cuando una persona se asusta, muchas veces  al  no tener una visión clara de lo que va ocurrir, el cerebro asume una posición de defensa, y se segregan catecolaminas (aminohormonas), que quedan en nuestro organismo meses, y que cuesta mucho  liberar, hay que tener un estilo de vida saludable, hábitos de sueño, rutinas de ejerció y alimentación supervisadas, por eso a pesar de que a veces “ya pasó la dificultad,  quienes padecieron un gran susto refieren: sigo sintiéndome mal, no encuentro Calma”.

Una parte de la fe de la musulmana y el musulmán  es  creer en el decreto divino. La creencia en el Decreto Divino hace que brote la tranquilidad en el alma, porque el creyente sabe que lo que le ha sucedido no podría haberse evitado, y lo que no le ha sucedido no podría jamás haberse concretado. Dijo el Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, la fe consiste en:

“Que creas en Allah, Sus ángeles, Sus libros, Sus mensajeros, en el Día Final, y que creas en el Decreto Divino, sea agradable o desagradable” (Muslim 8).

Nuestras decisiones y reacciones tienen consecuencias naturales,  asumámoslas con responsabilidad  pero sin culpas innecesarias, en tu día a día te encontrarás con conflictos y problemas. Dijo nuestro amado Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él):

“Sé constante en buscar lo que te beneficia, pide la ayuda de Allah y no seas incapaz, y si te sucede algo no digas ‘Si hubiese hecho esto y lo otro habría pasado tal cosa’; sino que debes decir: ‘Allah ha decretado lo que ha querido y así ha sucedido’; porque las palabras ‘si hubiese hecho …’ le abren la puerta al susurro del demonio” (Muslim 2664).

Si por temor, amor o susto tomaste una decisión poco acertada que te tiene incomoda y aislada, no te dediques a buscar culpables, tú decisión es algo con lo que tienes que aprender a convivir y de la que puedes sacar  provecho en el mejor sentido, No evites el o los problemas que generaron tu decisión en momentos de estados alterados, para convertir un problema en oportunidad acepta que se te creó un problema,  practica la paciencia, e intenta ver ésta situación como un reto,  ahora ganaste experiencia, y eso es invaluable, ya aprendiste que hay otras formas de reaccionar, humildemente dedica un tiempo a analizar y reconocer en que se falló para aprender  y crecer, la mentalidad es la clave para convertir una situación fracaso en oportunidad de éxito y crecimiento, tal vez esa mala experiencia era el empujón que necesitabas para tomar otras decisiones significativas en tu vida, decide ser feliz, agradece continuamente y que  el susto y la desesperación hagan su tránsito hacia el pasado,  astagfirullah por las injusticias que hayamos cometido, por nuestro pasado, Alhamdulillah por todo lo que Allah ha decretado aunque de momento no veamos el bien que encierra, e in shaa Allah nuestro desarrollo personal y fortalecimiento espiritual nos permita mostrar la belleza del islam..

 

María del Pilar Mena Parra

Musulmana Colombiana. Psicóloga.

 

Puedes descargar este archivo

469total visits,2visits today

Autor Maria Del Pilar
Etiquetas