Contrato de matrimonio …

En el nombre de Dios el clemente el misericordioso.

Todas las alabanzas pertenecen a Allah, lo glorificamos y nos encomendamos en Él. Nos refugiamos en Allah del mal que hay en nuestro ego y del que puedan generar nuestras malas acciones. A Quien Allah guía, nadie lo podrá desviar, pero a quien Él desvíe, nadie lo podrá guiar. Atestiguo que no hay otra divinidad excepto Allah, Único, sin asociados. Atestiguo que Mujámmad es Su siervo y Mensajero. ¡Oh Allah! Bendice a Mujámmad, su familia, sus compañeros y todos los que sigan su guía hasta el Día del Juicio Final.

En las enseñanzas del islam, en  la tradición profética y en la revelación divina registrada en el sagrado Corán encontramos respuestas a situaciones de tiempos actuales cómo la necesidad de elaborar acuerdos pre nupciales y acuerdos matrimonailes o contratos de matrimonio. Sabemos que para el musulmán y la musulmana dar la palabra es un compromiso de honor, pero no es suficiente, hoy día hay necesidad y en algunos países es un requisito legal tener documentos que soporten un matrimonio especialmente si una de las partes necesita viajar o ambos desean vivir en un país de minoría musulmana para que los derechos civiles sean reconocidos a ambos y a sus descendientes, este tipo de documentos es posible redactarlos acorde a la sunnah, claro está, hay diferentes formas de hacer el documento acorde a los sabios consultados, sin embargo  todos están de acuerdo en varios asuntos: si no hay documento escrito al momento del contrato matrimonial, la esposa puede estipular condiciones en el contrato de modo verbal frente a los testigos, el wali, el waquil  y quienes estén presentes en el momento, de igual forma que el hombre puede hacerlo y cada contrayente es libre de aceptar o no, de no aceptar lo que se quiere pactar  esto es una causa para no llevar a cabo el matrimonio o si se realizó el matrimonio y no cumplió en el tiempo pactado lo acordado es razón valida para justificar una petición de divorcio.

El Profeta Mujámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Las condiciones que más merecen ser cumplidas son aquéllas por medio de las cuales se ha hecho permisible la intimidad entre ustedes”.                                Narrado por al-Bujari, 2721; Muslim, 1418. 

En un contrato matrimonial se puede renunciar libremente a un derecho, por ejemplo en el caso del hombre, una futura esposa puede pedirle estipular en su contrato de matrimonio ser única esposa y el futuro esposo es libre de aceptar o rechazar esto, si el hombre firma en su contrato matrimonial aceptando que solamente la tendrá a ella por esposa y luego de casados incumple con ésto, incumpliría con su palabra y lo pactado, pero tener varias esposas no es un pecado, no es haram, la poligamia es halal, es decir licita, una mujer puede pedir el divorcio a causa de esto, pero no puede obligar a el hombre a divorciar a su segunda esposa, o si luego de casados, ella descubre que él tenía anterior a ella un matrimonio que es vigente en su país (una separación no es igual a un divorcio) tampoco puede su nueva esposa exigirle divorciar a su antigua esposa, eso sería haram. Aceptar renunciar a el derecho de practicar la poligamia es un asunto delicado, Allah otorgo éste derecho a los hombres y de no ser por eso derecho muchas mujeres no tendrían la posibilidad de un esposo e hijos. Además en el presente puedes estar segura o seguro de querer ser monógamo, pero Allah sabe más y mejor y no sabes lo que tenga decretado para ti o tu futuro esposo más adelante.

Algunos matrimonios se realizan sin escribir o firmar un contrato de matrimonio, pero esto es generalmente en casos donde un hombre es conocido en su comunidad, se sabe de éste que entiende bien su compromiso con el Islam,  evidencia una buena moral y principios, de tal modo que se confía en que honrará y dignificará a su futura esposa y la tratará con justicia, equidad, respeto y misericordia  incluso si no creciera el amor entre ellos y nunca llegase a amarla.

¡Oh, creyentes! Cumplid con vuestras obligaciones …” (Al-Má’idah, 5:1).

La primer sugerencia al momento de redactar tu contrato matrimonial es: No exijas y No aceptes en tu contrato algo que sepas que estas en dificultad de cumplir. No pongas una carga sobre tu futuro esposo o esposa que veas sea superior a su capacidad, el matrimonio  en el islam está basado en el mutuo acuerdo, y si tu futuro esposo o esposa se compromete a algo sin tener los medios económicos o físicos para llevar a cabo tal petición le estarías obligando a hacer algo a lo que Dios y Su Mensajero no le han obligado. Si a pesar de la dificultad quieres aceptar las condiciones recuerda lo que encuentras registrado en nuestro libro sagrado:

Cumplid con vuestros compromisos, porque se os interrogará por ellos” (Al-Isra’, 17:34). 

Los requerimientos básicos de un contrato matrimonial son:

  •  Declaración individual de los contrayentes de querer  realizar un matrimonio acorde a el islam.
  •  Capacidad mental, edad para comprometerse  y comprensión del contrato en su idioma- de los contrayentes-, en caso de ser de diferentes nacionalidades y   hablar diferentes idiomas, en algunos casos se hace el contrato matrimonial en dos idiomas, un   traductor oficial   aprobado por el wali o waqil de la mujer debe asegurarse de que la mujer   comprende todas las implicaciones del contrato matrimonial.
  •  El contrato matrimonial es la conclusión resultante de una oferta (‘ijab) realizada con anterioridad y una  aceptación (qabul) frente a dos testigos, el wali de la mujer ya ha hablado con anterioridad durante el proceso de entrevistas con el futuro esposo al respecto.
  •  Consentimiento de la mujer,  ella expresa que está de acuerdo con el contenido del contrato con su firma y numero de  identificación.
  • Establecer una dote (mahr) y que ambas partes estén de acuerdo en el modo de entrega, de manera anticipada previa al matrimonio, una parte antes y otra luego de celebrar el matrimonio. Un mahr puede entregarse de modo inmediato,  o continuo que dure cada día, mes o año de matrimonio, o  diferido hasta la disolución del matrimonio o el fallecimiento del esposo. Si no fue arreglado ningún mahr previo al rito de matrimonio hay que establecer uno, ya que es un derecho de la mujer, entonces un qadi (juez) lo puede arreglar como un “mahr al mithl” basado en las circunstancias del novio y a su capacidad financiera.
  • Presencia de wali, waquil y de dos testigos.

Resultado de imagen para prohibidoDentro de los aspectos que no son permisibles pedir por un hombre en un contrato matrimonial están:

Un hombre que pide a su futura esposa que luego de casados ella debe obligatoriamente trabajar y ser el soporte financiero de él. ( La responsabilidad financiera en un matrimonio en el islam es del hombre, si la mujer desea trabajar y aportar voluntariamente es otra cosa, pero el hombre no la puede obligar a esto.)

  • Realizar un matrimonio sin otorgar una dote a la mujer.

 

Dentro de los aspectos que no son permisibles pedir por una mujer en un contrato matrimonial está:

  • Que le exija a el hombre se divorcie de su actual esposa para así poder casarse con ella( la aspirante a esposa) porque ella no acepta la poligamia, esto no es permisible, es una injusticia.

Para hombres y mujeres no es posible realizar contrato de matrimonio con alguien que sea :

a) Un muhrim, pariente de sangre,

b) Un kafir Incrédulo,

c) Alguien del mismo sexo,

d) Los maridos de sus hermanas, tías, o sobrinas,

e) Un hijo de leche,

f) Un hombre luego que se divorcio de ti tres veces, o

g) Un hombre de diferente religión a menos que se convierta en musulman.

Dentro de los aspectos que suelen sorprender a las esposas No musulmanas al momento de firmar un contrato matrimonial está:

  • La obligatoriedad de educar en la religión del padre a los hijos o perjuicio del cónyuge no musulmán en la herencia.

Si eres una mujer musulmana y deseas casarte con un No musulmán ten presente que en países de mayoría musulmana, el derecho civil considera nulo el matrimonio de una mujer musulmana con un hombre no musulmán, salvo que éste haga su testimonio de fe cómo musulmán. Así que en América latina puedes como musulmana  casarte civilmente con un hombre no musulmán, pero dicho matrimonio es considerado nulo en un país de mayoría musulmana y por las comunidades latinas.

El contrato matrimonial no es una condena a permanecer juntos hasta la muerte, cuando hay misericordia entre esposos si luego del matrimonio la esposa desea por ejemplo perdonar el pago del dinero acordado, o si hay tensión entre los esposos, ellos pueden buscar una salida para saldar la deuda,  al respecto encontramos: El contrato matrimonial puede extinguirse por decisión de uno o ambos cónyuges bien sea para perdonar deudas  o porque desean hacer un divorcio (Qurán 2:229).

Hay personas que se preocupan mucho porque en sus contratos matrimoniales quede registrada la dote, el lugar donde vivirán, si la persona está dispuesta o no a vivir en un país determinado, el número de hijos a tener, fijar una suma de dinero mensual para el sustento y gastos personales,  y dejan de lado pedir a su futuro esposo o esposa mantenerse firme en la fé, en la piedad, en la misericordia, en  no abandonar las oraciones diarias, el ayuno, o incluso destinar un tiempo exclusivo  cada seis meses para dar tiempo de calidad a la familia en un viaje, etc.

Quiera Allah que no tengamos que hacer contratos con contenidos tan meticulosos por la desconfianza a quien será el esposo, sé que es difícil encontrar un compañero adecuado para ésta vida con el que quieras ir a la siguiente, por eso pídele a Allah enlatecido sea, que envíe para ti un hombre que te ayude a elevar  tu nivel de imaan y taqwa.

Astagfirullah por el pasado, alhamdulillah por el presente e in shaa Allah por el futuro.

 

 

María del Pilar Mena Parra

Musulmana Colombiana. Psicóloga.

Puedes descargar este archivo

1329total visits,1visits today

Autor Maria Del Pilar
Etiquetas