No mientas, ni engañes.

Abdullah Ibn Mas’ud ( رضي الله عنه) dijo:
No se debe mentir ni hablando en serio ni en broma, y no se permite prometer algo a un niño y luego no cumplir la promesa. (As-Samt (543)
Recuerdas alguna promesa rota por tus padres? Ahora que eres un adulto cuando un amigo o amiga te promete algo y no te cumple, o cuando descubres que te han mentido, cómo reaccionas?
Muchos de nosotros hemos sido víctimas de promesas no cumplidas, calumnias, rumores, chismes e incluso algunas personas hacen comentarios con intención de bromear y generan graves conflictos en las comunidades al sembrar la duda acerca de lo que es verdad o mentira. Sin embargo también hay que reconocer que la perfección corresponde a Allah y no debemos esperar que las relaciones sociales, sean perfectas, nos decepcionan, pero también hemos decepcionado, como seres humanos algunas veces caemos en las trampas de la mentira, por ejemplo al decir: fue una mentira piadosa, o era solo una broma, hace parte de lo aceptable en varias estructuras sociales, pero no siempre aunque una situación se aclare todo fluye bien, mentir pone en riesgo las relaciones, en ocasiones es tal el resentimiento por esas mentiras dichas en broma que los vínculos se rompen, quien miente puede hacerlo por muchas razones, pueden engañarnos, engañar a toda una comunidad, pero nadie engaña a Allah.
Ocultar una verdad es una forma de mentir, cuando nos mienten aunque haya sido en broma, tendemos a desconfiar en adelante de la persona que no fue sincera, aunque nos pidan disculpas no siempre es fácil pasar la página y olvidar esa parte de la historia, la mentira es una forma de engaño, y el mayor engaño es para quien miente al no darse cuenta que la mentira encierra malicia, Dice Allah en el sagrado Corán:
“… inventan mentiras quienes no creen en los signos de Dios. Ellos son los mentirosos”. (Corán 16:105)
Sé que no es fácil tener paciencia especialmente cuando otras personas creen las mentiras que pueden decirse de ti, pero Allah es justo, todo será revelado en su momento (aunque el tiempo pase) y ese momento fuera en el día del juicios final. Así que demos lo mejor, no entremos en venganzas, no caigamos en juegos tóxicos, si es posible reunirse para aclarar se aclara y así evitar juzgar y prejuiciar.
El mensajero de Allah fue un comerciante reconocido por la sinceridad y la rectitud en las transacciones, de él aprendemos a evitar el engaño cuando expresó en relación a la compra y venta de productos:
“Si (ambas partes que se encuentran para comerciar) son sinceros y aclaran (la totalidad de cualquier deficiencia de sus artículos), su transacción será bendecida. Pero si mienten y ocultan (cualquier deficiencia de sus artículos), las bendiciones de su transacción serán anuladas”.
Quiera Allah hacernos de las personas sinceras, justas, piadosas, misericordiosas, que perdonemos a quienes nos han calumniado y recordemos siempre lo que Allah enaltecido sea dice en el sagrado Corán:
“No hagáis ni digáis nada si no tenéis conocimiento. Por cierto que seréis interrogados en qué habéis utilizado el oído, la vista y el corazón”. (Corán 17:36)
Astagfirullah por el pasado, Alhamdulillah por el presente e in sha Allah por el futuro.
María del Pilar Mena Parra – Colombia.
Puedes descargar este archivo

292total visits,3visits today

Autor Maria Del Pilar
Etiquetas