Saudah bint Zam’ah

Saudah bint Zam’ah (que Alá esté complacido con ella)

La primera dama en entrar a la casa del Profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él) después del fallecimiento de Jadiyah (que Alá esté complacido con ella). Fue Saudah (que Alá esté complacido con ella) quien fue obediente. Generosa y leal con un sentido de sacrificio. Aishah (que Alá esté complacido con ella) estaba muy impresionada por su naturaleza simple y desinteresada. Ella se encontró entre los primeros en aceptar el Islam, y también tuvo la distinción de emigrar en dos ocasiones, primero a Abyssiniah y luego a Al-Madina. Su vida es un faro para todas las mujeres musulmanas.

Ella estaba casada con su primo, Sakran bin Amar, y a su muerte se casó entonces con el Profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él)

Su amiga Khawlah bint Hakim, Un día ella visitó al Profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él) y le comentó que él llevaba una vida muy solitaria y triste con la responsabilidad de criar a sus cuatro hijas, y le faltaba su esposa Jadiyah (que Alá esté complacido con ella). El respondió que ella tenía razón y que Jadiyah (que Alá esté complacido con ella) Había sido una señora grande y notable. Ella le sugirió que él debía casarse. Él le preguntó con quién podía casarse, que estaría dispuesto a asumir la responsabilidad de su familia e hijas.
Ella respondió que tenía en mente una dama y si estaba de acuerdo que se acercaría a esa persona. Al enterarse de la identidad de la mujer del Profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él) estuvo de acuerdo. Khawlah estaba muy feliz de que su sugerencia fuera aceptada y de inmediato fue a ver a Saudah.

Se casaron aun siendo viudos los dos, emigraron a Al medina y vivieron una época en la que el desierto de Al-Medina floreció en un jardín cuyos perfumes embriagadores parecían haber encantado al mundo. Las calles empedradas de Al Medina se convirtieron en el punto focal para todos los creyentes musulmanes, y el eje sobre el que todo el mundo islámico giraba. El bullicio y la alegría de la que una nueva ciudad-estado evolucionó fueron magnificados por la presencia carismática de Muhammad (Paz y Bendiciones de Alá sean con él). Fue maravillosa esa época y los primeros musulmanes, el papel que estaban jugando en la difusión del Islam en todo el mundo, y el ángel Yibril (La paz sea con él) visitó esta ciudad gloriosa muchas veces.

Cuando Saudah bint Zam’ah envejeció temía que Muhammad (Paz y Bendiciones de Alá sean con él) se divorciaría de ella y un acuerdo hecho. Su deseo era ser levantada en el Día del Juicio con las demás mujeres, las esposas del Profeta, por lo que ella dijo que se confiaba en Alláh.
Fue en este punto del tiempo que la Ayah de la Surat An-Nisa ‘fue revelada al Profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él). Y si una mujer teme que su marido incumpla el deber conyugal o la rehúya, no hay falta para ambos si llegan a un acuerdo de reconciliación. La reconciliación es un bien. La codicia está presente en las almas, pero si hacéis el bien y sois temerosos…Es cierto que Alláh conoce hasta lo más recóndito de lo que hacéis. (4:128).”
Aishah (que Alá esté complacido con ella) estaba muy conmovida por el gesto y se hizo aún más cerca de ella que antes. Su corazón era tan puro que estaba totalmente libre de los celos o malicia.

Saudah (que Alá esté complacido con ella) y era una mujer alta, con un saludable sentido del humor. Ibn Sa’ad menciona que una vez que ella estaba ofreciendo oraciones voluntarias de noche, de pie detrás de él Profeta, a la mañana siguiente ella le contó cómo su oración muy larga la hizo temer que su vena nasal iba a estallar y su nariz sangraba, entonces ella le dijo que si bien en la posición de reverencia, se aferró a su nariz esta imagen cómica que presenta de sí misma hizo el Profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él) se echó a reír. Ella era una persona muy cálida y sencilla.

La alegría y el espíritu de camaradería fue una parte muy importante de la casa del Profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él). No había malicia y envidia en este ambiente puro. Era el reflejo de un ambiente agradable en el hogar del Profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él), donde siempre había un interés amoroso y afecto para todos.
Sin embargo, cuando era la llamada a la oración, o Athan fue dada por el Mu’aththin, Muhammad (Paz y Bendiciones de Alá sean con él) inmediatamente se levantaba y se dirigía a la mezquita como si ni siquiera supiera que miembros de la familia se reunían alrededor de él.
Después del Hayy de despedida del Profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él), le dijo a sus esposas que debían permanecer en sus hogares, ya que era la voluntad de Alá Ta’ala.- Exaltado sea Él.

“Quedaos en vuestras casas.” (33:33)

Por lo tanto, Saudah y Zainab bint Jahash (que Alá esté complacido con todas ellas) no viajaron después de la muerte del Profeta Muhammad (Paz y Bendiciones de Alá sean con él), y se quedaron en sus casas en Al Medina, mencionaron que realizaron el Hajj y la Umrah en la compañía del Profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él) y cumplirían la voluntad de Alá.

Saudah (que Alá esté complacido con ella) era extremadamente generosa

Durante el gobierno de ‘Umar bin Khattab, le fue enviada una bolsa llena de Dirhams. Ella preguntó qué era, y al enterarse de que era dinero estaba muy sorprendida y dijo que esto era como los dátiles que se conservan en una bolsa posteriormente distribuyo el dinero entre los pobres y necesitados.
Hay cinco hadith auténticos atribuidos a ella, según el Imam Thahbi. Ella narró que cuando una de sus cabras murió utilizo la piel hasta que se esta se acabó. Así se demuestra que es permisible el uso de la piel de un animal muerto. Igualmente, en el Musnad del Imam Ahmad el siguiente hadiz que se atribuye a Saudah (que Alá esté complacido con ella).
Un hombre vino al Profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él) y le preguntó si era posible realizar el Hayy por su anciano padre, que ya no podían someterse a sus rigores. El Profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él) le preguntó si pagaría las deudas de su padre si él tuviera alguna, y si esto sería aceptable. El hombre respondió que lo haría. Luego le dijo Muhammad (Paz y Bendiciones de Alá sean con él) que Alá Ta’ala.- (Exaltado sea Él) era indulgente y misericordioso y que debe realizar el Hayy en nombre de su padre.
Los califas que sucedieron después de la muerte del Profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él) creyeron un gran honor el velar por el bienestar de las madres de los creyentes, y cumplieron con su deber con diligencia por ellas. “Saudah (que Alá esté complacido con ella) vivió hasta la avanzada edad de ochenta años. Ella falleció durante el califato de ‘Umar bin Khattab (que Alá esté complacido con él) y fue enterrado en Jannatul-Baqi.
Como Alá dice en la Sura Al-Fayr en el Sagrado Corán que se dirá a gente la piadosa –de entre los creyentes:

“SURA DE LA AURORA”
¡Oh alma sosegada! (27) Regresa a tu Señor, satisfecha y satisfactoriamente. (28) y entra con mis siervos, (29) entra en mi Jardín. (30). (89:27-30)

Extracto del libro: GRANDES MUJERES DEL ISLAM

Puedes descargar este archivo

614total visits,4visits today

Etiquetas